Servicio de Calibración de Termohigrómetro y prueba de estabilidad acelerada

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Los termohigrómetros son instrumentos que miden la temperatura y la humedad relativa que se encuentra en un ambiente, la función principal que tienen es llevar el control de la condición ambiental y a su vez poder controlar los diferentes procesos tales como: Los procesos industriales, procesos de manufacturas y realizar controles ambientales en los almacenes. 

La prueba de estabilidad acelerada se lleva a cabo para evaluar la fiabilidad de los productos de estado sólido encapsulados no herméticos que se usan frecuentemente en entornos húmedos durante el funcionamiento o uso normal. El objetivo de las pruebas aceleradas de temperatura y humedad es acelerar la penetración de la humedad en las partes internas del espécimen elevando la presión del vapor de agua dentro de la cámara climática hasta un nivel que es considerablemente superior al de la presión de agua dentro del espécimen para evaluar la resistencia de este a la humedad.

Para este análisis de térmico se realiza la comprobación de envejecimiento de diferentes materiales, como envases plásticos, bisutería, materiales de construcción, etc.

NUESTRO SERVICIO:

Brindamos el servicio de calibración, verificación, mantenimiento predictivo y correctivo Termohigrómetro digitales e higrómetros digitales y en nuestro laboratorio.Contamos con una cámara climática donde realizamos la calibración de los Termohigrómetro y donde realizamos el ensayo de estrés térmico y a su vez contamos con patrones trazables a INACALNuestro personal altamente capacitado y calificado, brindan un respaldo constante en los servicios ejecutados.

NORMA UTILIZADA:

  • UNE-EN 60079-29-1:2017 La normativa no proporciona los requisitos de funcionamiento para los detectores de gases en atmosferas explosivas.
  • UNE-EN 50073: Guía de selección, instalación uso mantenimiento de material para la detección de gases.
  • UNE 60601:2013 La norma aplica a equipos autónomos de generación de calor o frío, que utilizan combustibles gaseosos.